+34 944 448 062 second@secondlanguage.net

¿A qué llamamos positividad?

La positividad, ser positivos es la capacidad de buscar soluciones cuando no se logran los resultados esperados, es una de las mejores opciones para mejorar aquello que no funciona. Sacar el lado bueno de lo malo, ver qué es lo que falló en el pasado para mejorar en el futuro.

Esto se aplica a todas las situaciones y aprendizajes. Si nos enfocamos en el aprendizaje de los idiomas, tanto en un entorno profesional como de ocio, la actitud es el 80%. Una actitud positiva ayuda a que estemos más predispuestos a aprender algo desconocido para nosotros. Nos activa las ganas y nos da ilusión y pasión por lo que estamos haciendo.

Tener positividad es cuestión de actitud

Cambia la actitud y enfoque. Lo bueno por lo malo. La apatía por la predisposición a aprender.

Muchas veces aprender algo nuevo nos da miedo, nos emociona negativamente y esto está condicionado por pensamientos que no nos ayudan a estar motivados frente a la adquisición de conocimientos nuevos. Por ello, nos provoca frustración, desmotivación y a veces, baja autoestima. En definitiva, acabas por dejar de asistir a tu curso de idiomas. Acabas por perder tiempo, dinero y te sientes fracasado con aquello que te habías propuesto a llevar a cabo.

Pero… ¿Podemos cambiar esa negatividad por una actitud positiva?

Pautas para mejorar la positividad

Pautas para enfocar un curso de idiomas con actitud y motivación:

  • Proactividad. Hay que ser proactivos; pensar y anticiparse ante el futuro. ¿Qué mejor que anticiparse a tu futuro que estudiar un idioma que nos servirá para mejorar en él? Hay que aceptar la responsabilidad que aprender un idioma conlleva pero también pensar en la recompensa que nos va a traer en un futuro no muy lejano este nuevo conocimiento adquirido.
  • Una perspectiva más feliz ante el aprendizaje hace que lo cojamos con más fuerza, más ganas y más actitud. Esto es lo que llamamos tener positividad ante situaciones.
  • Evita que la apatía se apodere de ti. Empieza por aplicar una consecuencia positiva.
  • Elimina el pensamiento de “castigo”. No pienses que aprender es una cosa mala, pues a largo plazo nos va a dar muchos beneficios. Tanto en los negocios como personalmente.
  • Piensa en tu crecimiento personal con este aprendizaje.
  • Busca un apoyo que te ayude a llevarlo con la mejor sonrisa posible y con la mayor positividad.

Que la mayoría de nuestros días los afrontemos con una sonrisa y acaben siendo días bueno depende en el 80% de nosotros mismos, de cómo nos hayamos levantado ese día, de cómo afrontamos las situaciones y de qué pensamientos generamos a lo largo del día. La positividad es la mejor cura en días malos.

Comparte este artículo
Share on LinkedIn
Linkedin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies